Ganaron la moderación y el europeísmo

Resultado de imagen de congreso diputados foto oficial

No suele ser el objeto de este Blog comentar acontecimientos políticos. Sin embargo, la trascendencia de las elecciones del 28 de abril para la arquitectura jurídica de nuestro país y la construcción europea me obliga a hacer una reflexión sobre ello.

Se puede decir sin temor a equivocarnos que este 28 de abril ha ganado la moderación. El voto oculto resultó ser el voto de la gente sensata, no de los extremismos. El partido social demócrata de nuestro país (PSOE) ha subido casi 40 escaños y el centro-derecha moderado de Ciudadanos 25 escaños. Aunque la prensa no lo destaque, la caída de Podemos es considerable al perder casi 30 de los 71 escaños que tenía. Y las ideologías anti-europeas representadas por Vox, y en parte por el actual PP al ofrecer ministerios al propio Vox, han sufrido un correctivo grande.

Estas elecciones tendrán consecuencias a nivel jurídico en diferentes leyes y desarrollos reglamentarios. Se seguirá promulgando legislación de protección de consumidores y de colectivos vulnerables, con el desarrollo reglamentario de la Ley de Crédito Inmobiliario o de la Ley de servicios de pago, se debatirá un nuevo Estatuto de los Trabajadores, o se consolidarán las medidas de impulso a la transición ecológica, a la vez que el carácter europeísta del actual Ejecutivo implicará una profundización de la unión bancaria, aunando fuerzas con el gobierno francés por el tan necesario fondo de garantía de depósitos a nivel europeo.

Por tanto, frente a las victorias populistas en Estados Unidos, Reino Unido, Italia y Brasil, que la prensa y la literatura científica interpretaron como un cambio de ciclo mundial tras la crisis económica de 2008 (véase el interesante ensayo de Adam Tooze “Crashed: How a decade of financial crisis changed the world”), el veredicto del pueblo español ha supuesto un impulso a la moderación y a la economía social de mercado. El Gobierno de España afrontará con fuerza las próximas elecciones europeas, y Macron y Merkel harían bien en otorgar a España un papel relevante en la construcción europea que el pueblo español se ha ganado con su inteligente decisión este 28 de abril.

En abril de 1974 la revolución de los claveles acabó con la dictadura de Salazar en Portugal, mostrando a España el camino que transitó año y medio después tras el fallecimiento de Franco. Se repite la historia, pues si hace tres años en Portugal triunfó un gobierno socialdemócrata que aúna crecimiento económico con reparto equitativo de las cargas sociales1, los españoles han decidido repetir la fórmula portuguesa votando en favor de una economía social de mercado donde se garantice el estado de bienestar, a la vez que se cumplen los mandatos europeos de reducción del déficit y la deuda pública. Aunque con retraso respecto a nuestros vecinos portugueses, España parece haber encontrado un camino por donde transitar en medio de las turbulencias geopolíticas y financieras.

1 “Portugal, de la desconfianza a los elogios de Bruselas”, Cinco Días, 28 de noviembre de 2018: https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/11/26/mercados/1543258400_611365.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s