La CNMC sanciona a la Corporación RTVE por incluir promociones publicitarias no permitidas

En dos resoluciones publicadas el 20 de junio de 2018, la CNMC ha sancionado a la Corporación Radio Televisión Española (CRTVE) con una multa total de 1.070.765 euros, por la vulneración del artículo 43.2 de la Ley 7/2010, de 31 de marzo, Ley 7/2010, de 31 de marzo, General de Comunicación Audiovisual (LGCA).

Conforme a este artículo Los servicios de interés económico general de comunicación audiovisual radiofónica, televisiva, conexos e interactivos de titularidad estatal no admitirán ninguna forma de comunicación comercial audiovisual, ni la emisión de contenidos audiovisual en sistemas de acceso condicional, sin perjuicio de las excepciones que su normativa específica de financiación establezca.

En uno de los casos, se sanciona al ente público haber emitido campañas de spots de varios productos cuya difusión no estaría incluida en las excepciones publicitarias que permite la normativa de financiación de CRTVE.

En una de las resoluciones por ejemplo la CNMC manifiesta que: “las doce campañas a que se refiere el presente expediente sancionador acompañan a avances de programación (avances de programación de Operación Triunfo 2017, Masterchef Junior, Flash Moda, Navidad con OT, Aquí la Tierra, entre otros) o a autopromociones de programas (por ejemplo, Campanadas 2017). Asimismo, las campañas se presentan con la forma de mensajes publicitarios, o extractos, y muestran las características de los productos o servicios anunciados, sus ventajas, sus virtudes o, incluso, el grado de satisfacción de sus poseedores. Como ejemplo, la campaña de Bosh incluye el siguiente mensaje: “Los electrodomésticos Siemens hierven, fríen, asan, hornean, caramelizan, escabechan, gratinan, confitan, escalfan y, a veces, patrocinan. Electrodomésticos Siemens patrocinan Torres en la cocina”, y la campaña de Lavadoras Balay contiene el siguiente mensaje verbal: “las lavadoras con función pausan más carga de Balay patrocinan Españoles en el Mundo”.

Claramente en este tipo de spots se introducen elementos visuales y mensajes accesorios o menciones sobre las virtudes o características de los productos o servicios promocionados, que incitan directamente a su compra. Este tipo de spots no pueden estar amparados por las excepciones que contempla la Ley de Financiación de la CRTV (LFCRTV). Además, afirma la CNMC, “ninguna de las campañas publicitarias cumple con los requisitos del patrocinio cultural del artículo 2.30 de la LGCA, pues se trata de mensajes publicitarios que incitan directamente a la compra de bienes mediante las imágenes propias de los anuncios publicitarios, y se emiten independientemente de los programas patrocinados ya que acompañan en todos los casos a autopromociones de programas o avances de programación. Por todo ello, estas campañas no se pueden entender amparadas por la excursión contenida en el artículo 7.3, letra b) de la LFCRTVE”.

Evidentemente, como concluye la CNMC, los anuncios no constituyen supuestos de patrocinios de eventos deportivos y culturales, ni patrocinios en la emisión de competiciones deportivas o emitidos en canales internacionales o patrocinio culturales, sino que presentan las características propias de comunicaciones comerciales o spots convencionales. Es decir, no se trata de los casos en los que un programa al iniciarse su emisión muestra a las empresas patrocinadoras de un evento cultural o deportivo, sino que se emiten anuncios de marcas comerciales con el fin de incitar a su consumo sin ninguna relación con el patrocinio de actividades culturales o deportivas previstas en la LFCRTVE.

En definitiva, los espacios publicitarios analizados por la CNMC no respetan las condiciones establecidas en la normativa audiovisual y, en consecuencia, constituyen comunicaciones comerciales o spots cuya emisión está prohibida.

Parece increíble que habiéndose regulado en la LGCA la prohibición por parte del medio público estatal de emitir publicidad comercial, se siga incurriendo en estas conductas. Ciertamente las resoluciones de la CNMC son recurribles ante la jurisdicción contencioso-administrativa, pero se puede apreciar fácilmente como ese tipo de anuncios de marcas comerciales previos a un programa nada tienen que ver con el anuncio de marcas o instituciones que patrocinan un determinado evento cultural o deportivo (es decir que realizan una labor de promoción considerada de interés general y que por ello puede ser “anunciada” por no considerarse publicidad comercial conforme a la LGCA).

Una vez más la importancia del funcionamiento eficaz e independiente de los organismos reguladores queda puesta de manifiesto, pues hasta entes supuestamente de control público tienden a apartarse de su propia normativa de regulación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s